Saltar para conteúdo

07 Cristo del Otero - Audioguías Exposición de maquetas "Grandes miniaturas"

07 Cristo del Otero
Transcripción

Nos encontramos ante la maqueta de una imponente escultura,  situada en la ciudad de Palencia, a unos 80 km de Tordesillas por la A-62.

 

Domina todo el paisaje desde un cerro de 850 m. de altura al que debe su nombre. Aunque es conocido como Cristo del Otero, su nombre oficial es el de Monumento de Palencia al Sagrado Corazón de Jesús, y está considerado uno de los símbolos más emblemáticos de la ciudad.

 

Esta imagen del Corazón de Jesús, con sus 20 m de altura, es la segunda más alta de Europa.

 

Es una obra del escultor palentino Victorio Macho, erigida en 1931. La escultura se creó como una torre o faro de hormigón armado, piedra artificial y granito, que se levanta  enfrentándose al imponente paisaje castellano. De estilo neo-cubista, simple y geométrico, juega con planos y líneas rectas. Sus ojos fueron esculpidos como dos ventanas, y sus manos y brazos están colocados en posición de protección o de bendecir.

 

Una pequeña ermita de tres naves excavada en el cerro, sirve de pedestal al Cristo. Su interior cuenta con un retablo mayor neoclásico, con un Crucificado renacentista, y en ella reposan los restos del escultor Victorio Macho, según su voluntad.  La base del Cristo del Otero también alberga un pequeño museo, con los proyectos de algunas de las obras de este insigne escultor (planos, paneles explicativos, fotografías…) y una explicación sobre cómo se construyó el Cristo del Otero.

 

Según la tradición, en este mismo lugar dentro de una cueva se refugió Santo Toribio en el siglo VI, huyendo de los palentinos que le apedrearon por predicar contra los priscilianistas y ser acusado de hereje. Cuentan que el Santo imploró al cielo, y el río Carrión se desbordó inundando la ciudad. Los palentinos lo interpretaron como un castigo divino por sus actos. En conmemoración a esta historia, se celebra todos los años en abril “La Fiesta de Santo Toribio”. En esta fiesta, declarada de Interés Turístico Regional, se lleva la imagen del Santo en romería acompañada por las autoridades hasta el Cristo del Otero, y una vez allí   el Alcalde y concejales “apedrean” con trozos de pan y quesillo  a cuantos asisten a la fiesta.