Saut au contenu

02 Casas del Tratado - Audioguías Exposición de maquetas "Grandes miniaturas"

02 Casas del Tratado
Transcripción

Esta maqueta, representa el edificio en el que nos encontramos ahora mismo. Es uno de los más emblemáticos de la localidad,  con vistas al río Duero. Está formado por dos palacios nobles unidos, conocidos por albergar las negociaciones entre Castilla y Portugal, que finalizaron con la firma del Tratado de Tordesillas, el 7 de junio de 1494.

 

Los dos palacios presentan tres pisos. El piso bajo está construido con grandes sillares y los dos pisos superiores en ladrillo. Su arquitectura nos muestra que fueron construidas en dos épocas distintas.

 

El palacio más antiguo es de finales del siglo XV, su esquina se halla rematada por un torreón y tiene mirador hacia el rio Duero. En él se sitúan las negociaciones del Tratado de Tordesillas y es donde actualmente se encuentra el Museo del Tratado.

 

La entrada a esta casa se realiza a través de un arco rebajado, sobre él encontramos tres escudos enmarcados en alfiz. Los dos inferiores sostenidos por leones rampantes, corresponden a los propietarios de la casa: Alfonso González de Tordesillas, repostero de camas de los Reyes Católicos, con cabeza de águila sobre campo de planta. Y el de su esposa, Leonor de Ulloa, ajedrezado con siete de los escaques con barras horizontales.

 

El escudo que se encuentra en la parte superior y de mayor tamaño, pertenece a los Reyes Católicos, lo que indica que el edificio era de patronato regio o perteneciente a un personaje muy ligado a la Corte.

 

El segundo palacio, más cercano al museo de San Antolín, fue construido en la segunda mitad del s. XVII. Es en esa parte donde nos encontramos ahora, al albergar en su interior la Exposición Permanente de Maquetas “Grandes Miniaturas”. Su gran volumen y nobleza de elementos, indica que perteneció a una familia ilustre. El acceso se realiza a través de una puerta adintelada con molduras. El primer piso cuenta con cuatro balcones adornados con marcos de piedra y barandillas de forja, y el segundo piso cuenta con una galería corrida con vanos de arco de medio punto.

 

Estos palacios, además de servir como vivienda de sus propietarios y de lugar de negociaciones entre castellanos y portugueses, tuvieron otros muchos usos. Se utilizaron como colegio, residencia de ancianos y más tarde como almacén. En los años 80 sufrieron un gran incendio y fueron restauradas en el año 1994, con ocasión de la conmemoración del V Centenario del Tratado de Tordesillas. En la actualidad, se utilizan con fines culturales y turísticos.

 

Fueron declaradas “Bien de Interés Cultural” el 13 de junio de 1996.