Juana I de Castilla, conocida como Juana la Loca, vivió durante 46 años en un desaparecido palacio de Tordesillas.  Tras la muerte de la reina el edificio perdió su función y en el siglo XVIII se demolieron los últimos vestigios de la que fuera residencia real, siendo ocupado ese espacio por nuevos inmuebles y cambiándose incluso el trazado urbanístico primitivo.

Pero el palacio no solo desapareció físicamente, sino que también se perdió la memoria histórica sobre este edificio. La tradición oral situaba erróneamente a la reina en la torre de la iglesia de San Antolín y muchos documentos e historiadores, lo hacían en el Real Monasterio de Santa Clara, que desde siempre fue recordado como palacio en sus orígenes.

Desde la Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Tordesillas se dirigió este importante proyecto, en el que participó el historiador Miguel Ángel Zalama y el arquitecto Roberto Rueda y con el que quisimos recuperar la memoria de este importante edificio. Gracias a la subvención solicitada a la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León, se pudo llevar a cabo el estudio y la Réplica del Palacio Real de Tordesillas a escala 1/40, que se encuentra actualmente situada en la exposición de maquetas de maquetas “Grandes Miniaturas”, dentro de las Casas del Tratado.

Dicho estudio se pudo ver reflejado en la Exposición temporal “Palacio Real de Tordesillas” que tuvo lugar del 31 de octubre al 17 de noviembre de 2010 en la Sala de Exposiciones de las Casas del Tratado de Tordesillas.