Imagen Convento del Carmelo
Tiene su origen en un grupo de religiosas que se congregan en torno a una ermitaña tordesillana llamada Isabel García, conocida por el apodo de "la emparedada", a quienes se les dona un solar junto a la iglesia de San Juan para la construcción del convento, durante el reinado de Juan II.

Este convento perteneció a la Orden de San Juan Bautista de Jerusalén, pero la congregación de sanjuanistas fue disminuyendo, hasta el año 1945, que toma nueva vida, gracias a la llegada de hermanas carmelitas, transformándose en Carmelo de Cristo Rey.

La comunidad realiza trabajos de informática y pintura, realizando estampas en acuarela para recuerdos de comunión y bautismo, además de láminas para enmarcar.